viernes, diciembre 31, 2010

Before They Make Me Run

Disipada la "fiebre" con píldoras de realidad, de esas que disuelven mis fantasías de convertirme girl from the north country, nos plantamos en el 31 de diciembre, el día de la San Silvestre Vallecana.

Esto consiste que que nada menos que 34.000 personas (yo diría que unas 3.000 más sin dorsal y es que vaya precio...), en lugar de quedarse en casa viendo el resumen anual de España Directo, pasan la última tarde del año corriendo desde el estadio del Madrid hasta el estadio del Rayo Vallecano. Obvio que sansilvestres se corren en muchas ciudades del mundo pero dudo que alguna se acerque a las dimensiones de la madrileña.


El recorrido es muy fácil, al alcance de cualquiera con un estado de forma normalito. Lo que la hace a la San Silvestre Vallecana especial es que la marca importa una higa (flipo con las chorradas que se leen en algunos foros de atletismo popular, corredores que se quejan del exceso de participantes, sobre la gente que va de juerga y demás... ¡pues claro, coño! tenéis docenas de carreras para hacer vuestras supermarquitas, esta es una fiesta, que no os enterais). Lo que importa es pasarlo muy bien durante los 10 km, es una fiesta donde se ven más y mejores disfraces que en carnaval. La gente, sobre todo al cruzar el Puente de Vallecas, se echa a la calle y anima a los corredores como si fuéramos superestrellas. Lo difícil viene al final, en encontrar un hueco en algún bar para las postreras cañitas antes de llegar a casa y encontrarse la mesa puesta.

Para mí será la tercera y la afrontaré con una tos muy fea agarrada a los bronquios, fruto de los demenciales cambios de temperatura que se viven en Madrid en los últimos días.
Sé que es masiva, que es un producto de marketing de Nike y blablabla, pero me encanta formar parte de ese rebaño.

The Rolling Stones. Before They Make Me Run (a este no me lo imagino yo en la San Silvestre. O sí, si hay bebercio...)

martes, diciembre 28, 2010

The Fever

Oh man...I've got the fever!

Bruce Springsteen & The E Street Band. The Fever


viernes, diciembre 24, 2010

We're a happy family

¿La batalla de Normandía? Una comida de hermandad entre boy scouts comparado con lo que va a ser la cena de esta noche en el palacio de los duques padres de Chevreuse. Pocos y mal avenidos.

Qué pereza. Con lo bien que estaríamos mi gato y yo en casa cenando unos macarrones con tomate... Pesadez de familia.
Pasadlo bien o soportadlo.

Ramones. We're a happy family

jueves, diciembre 16, 2010

Here Today

No sé si es más bonito o sabio, seguramente las dos cosas, el consejo que da Sir Paul McArtney antes de cantar esta preciosa canción (que escribió para John Lennon meses después del asesinato de éste) en el show de Jimmy Fallon.

Está muy bien. Lástima que yo no sea de las que dicen estas cosas. De verdad, a veces una faena.

Here Today

And if I say I really knew you well,
What would your answer be?
If you were here today.
Uh, uh, uh, here today.

Well, knowing you,
You'd probably laugh and say
That we were worlds apart.
If you were here today.
Uh, uh, uh, here today.

But as for me,
I still remember how it was before
And I am holding back the tears no more.
Uh, uh, uh,
I love you, uh.

What about the time we met? (what about the time?)
Well, I suppose that you could say
That we were playing hard to get.
Didn't understand a thing,
But we could always sing.

What about the night we cried? (what about the night)
Because there wasn't any reason
Left to keep it all inside.
Never understood a word,
But you were always there with a smile.

And if I say I really loved you
And was glad you came along.
Then you were here today,
Uh, uh, uh, for you were in my song.
Uh, uh, uh, here today.


Paul McArtney. Here Today


domingo, diciembre 12, 2010

The Promise

Vuelta de un puentazo del que regresé con más frío en los huesos que con el que me fui (como era de esperar) y del que me traígo como recuerdo algunos golpes, entre ellos uno en el coche, me encuentro con lo único que podía encender en mí una chispa: un aviso de correos. Así estamos. Sólo la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos es capaz de mitigar la hipotermia emocional en la que me he instalado.

Porque, obviamente, ese aviso de correos no era para recoger una bombilla de bajo consumo made in china o una bonita y vanguardista felicitación navideña de mi querido alcalde.. Era para recoger la caja The Promise: The Darkness On The Edge Of Town Story, esa maravilla que lleva ya tres semanas en el mercado, por lo que de su contenido ya se ha podido ver y escuchar de todo, lo que ha incrementado mi esfuerzo para mantener mis ojos y oídos vírgenes hasta tener MI CAJA.

Ya la presencia aventura lo que te vas a encontrar dentro. Algo encantador. El cuaderno, reproduciendo con tremenda calidad uno de los muchos en los que Bruce anotó todo el material que iba creando para Darknes, es una preciosidad hecha con un gusto exquisito que te puede hacer consumir horas leyéndolo o intentándolo, porque vaya letraja que se gasta el amigo.
Pero mi paciencia iba a ser sometida una vez más a prueba. Al auido (la remasterización de Darkness más los dos CD con descartes) le hinqué el diente desde el momento en que puse un pie fuera de la oficina el jueves. Pero los tres DVD que incluye la caja suman un total de seis horas y con la firme intención de vémelos en formato sobredosis, con estos horarios de currita a jornada completa, amita de mi casa y corredora aficionada no pudo ser hasta ayer sábado por la tarde cuando me metí en vena toda la parte audiovisual de LA CAJA. El resultado: uno de mis mejores sábados que he pasado ultimamente (y esto mirado con calma, no es muy alentador).
Empiezo, cafetito en mano y recostada en el sofá, con The Promise. The Making of Darkness On The Edge Of Town, el documental en el que cuenta los dos años de preparación del disco. Había leído algunas críticas al documental por haber quedado pobre. A mí no me lo parece. Hombre, yo también hubiera preferido un No Direction Home y ojalá algún día lo haya, pero este cuenta lo que quiere contar, una gestación larga y dolorosa y hasta ahí, nada del alumbramiento de la criatura. Quizá hubiera estado bien una segunda película postparto pero la intención del documental es la que cumple, meter al espectador en las tripas de un proceso creativo que fue muy difícil por factores externos e internos.
Desde los problemas legales Mike Apple, cuestión que se liquida rápidamente hasta la obsesiva búsqueda de un sonido que Bruce no lograba (y no logró) sacar de su cabeza, se suceden episodios de tensión (el momento de las baquetas es una prueba de la infinita paciencia y santidad por parte de la banda) con momentos de relajación intercalados con el punto de vista actual de los músicos de lo que aquel disco pudo ser y lo que fue. Realmente parece que estás ahí, esperando la próxima decisión de Bruce, el próximo descarte, la próxima componenda y descoponenda que va a salir de sus cuadernos, compartiendo con la E Street Band una paciencia casi beatífica. Momentazo impagable, Bruce y Steve Van Zant tocando Sherry Darling (y lo que dice Bruce al terminar...será...). Y por cierto, Max Weigberg estaba muy bueno.
El segundo DVD tiene dos partes. La primera es Darkness On The Edge Of Town (Paramount Theater, Asbury Park, NJ, 2009), un delicioso capricho, más que un alarde porque la E Street Band no tiene hoy día nada que demostrar. En un bonito teatro vacío tocan, sin público, el Darkness On The Edge Of Town de cabo a rabo con la banda tal y como era en el 78, es decir, sin Nils Lofgren, Patty Scalfia ni Soozie Tyrell, y con la salvedad, claro está, de Charly Giordano sustituyendo al añorado Danny Federicci. No hay concesiones al público (claro, no hay) y sí muchos planos bastante interesantes y poco habituales. One, two, three, four y a tocar como estos tíos saben, con sudor y pelotas. Chicos, no os murais nunca. El momentazo, uno mil veces visto y pero del que no me cansaré jamás: Bruce y Steve, uno a cada lado del micrófono, desgañitándose en el final de Prove It All Night.
La segunda parte, Thrill Hill Vault 1976-1978 es una sucesión de distintas grabaciones desde la intimidad del estudio hasta el éxtasis del escenario de Phoenix en 1978. Las dos primeras piezas están grabadas en casa de Bruce, que canta a pecho descubierto (literalmente) junto a Steve, Save My Love y Candy's Boy, dos de las canciones resucitadas. Después se suceden otras tomas, ya en concierto, principalmente de las canciones que forman Darkness y los dos The Promise y que me reafirman en lo muchííííííííísimo que me gusta Ain't Good Enough For You (madre mía que tema más E Street Band), intercalada con una primitiva Candy's Rom. Para terminar, vale ya de café, hay que coger una cerveza: unos intensísimos fragmentos del concierto de Phoenix con trallazos como Badlands, The Promise Land, Prove It All Night, Born To Run y, oh Dios mío, un Rosalita que pone el corazón en taquicardia y sirve para explicar perfectamente porqué siempre se consideró esa gira algo casi de leyenda. Qué salvajada (y tiernísimo detalle el de las mozas subiendo al escenario para darle a Bruce un casto besito en la mejilla. Bueno, hay por ahí una un poco más lagartona).
El tercer DVD, Thrill Hill Vault Houston '78 Bootleg House Cut, no ofrece nada nuevo. Ni puñetera falta que le hace. Es una sobredosis. Tres horazas de esa perfecta máquina de rock que es la E Street Band en plena y rabiosa juventud. No tengo queja ninguna de lo que este grupo me ha dado cada vez que los he visto en vivo, faltaría más, pero no se puede obviar que son conciertos mastodónticos y con mucho público de picnic familiar. Puesto que lo del viaje en el tiempo no lo manejo todavía, he disfrutado como un cerdito en un charco asistiendo a este concierto de hace más de 30 años. Fuerza, rabia, energía, intensidad, camaradería, Big Man reinando (pese a que en Darkness no tuvo tanto protagonismo como en Born To Run), tocando Born To Run como si el mundo se fuera a terminar justo un momento después, anticipando esa confesión que es Independence Day... Me veo las tres horas con una sonrisa, bailando en mi sofá y abriendo alguna que otra cerveza más. El final, no con temas propios sino de sus ídolos, Detroit Medley de Mitch Ryder, You Cant Sit Down (lo siento, no sé de quién) y Quarter To Three del idolatrado por Bruce Gary US Bonds. Venían para reinar y aquí lo demuestran. No hace falta más para explicar el rock de Bruce Springsteen y la E Street Band.

Con los huesos, por fin, calientes apago el DVD.

Bruce Springsteen & The E Street Band. The Promise (¡¡y se quedó fuera!!)

jueves, noviembre 18, 2010

Meet Me By The River's Edge

Tornada y requetetornada hace días de mi periplo bruselense (así lo dice la RAE), puedo afirmar: yo no soy Jon Landau, así que no sé si el domingo pasado vi el futuro del rock pero deseo con todas mis fuerzas que así sea porque me parece un futuro lleno de furia, energía, potencia, furia, romanticismo, veneración a los ancestros y poesía de lo cotidiano, que es lo que para mí es el rock. Todo eso es lo que ofrece hoy día The Gaslight Anthem, una banda que, sí o sí, tiene que pasar durante 2011 por estas tierras.

El concierto tenía lugar el domingo en pleno Ancienne de Bruselas. La próxima vez que oiga que Madrid es una ciudad rockera me partiré de risa porque me parecerá sencillamente, una gilipollez mientras los conciertos de dimensiones medianas se sigan celebrando en antros como La Riviera. Comparar una sala bien preparada, con un amplísimo recibidor, con buen sonido, que pone a disposición del público una taquilla para que guarde sus pertenencias, que da a una de las calles principales de la ciudad; con una discoteca adornada en el centro con absurdas palmeras y columnas, de sonido normal pero visibilidad chunguísima y en medio de un barrizal sucio y mal iluminado da risa. Por cierto, que allí hay conciertos casi todas las noches, unos días antes Ryan Bingham y el lunes, cuando nos volvíamos, The Black Keys, por ejemplo.


En cuanto a la banda, la forma de evaluar la actuación es tan simple como esta: SÍ, MERECIÓ LA PENA IRSE HASTA ALLÍ. Sus tres discos (gracias Amazon.Uk, por tenerme dos meses esperando el EP para al final nada y no ofrecerme ni un puñetero vale descuento, ya me habéis visto el pelo) me tienen enamoradita desde que en los alrededores de Springsteen di con ellos hace algo más de un año. 59' Sound fue mi disco favorito de 2009 y American Slang su sucesor de 2010 (a la espera de que me llegue LA CAJA, si es que entra en la categoría). Este no es su momento, ni de coña, es el primero de muchos. Lo tengo clarísimo: están aquí para quedarse.

Puesto que las actuaciones empezaban a las 19.00, de los dos teloneros Sharks y Chuck Ragan, sólo pudimos ver al segundo y no completo (en una de las capitales cerveceras europeas no se podía esperar otra cosa de mí). Muy a tener en cuenta, por cierto, del mismo palo que los cabezas de cartel pero acompañado sólo de su guitarra y un violinista. Más crudo que un steak tartar e infinitamente más apetecible para mí.

Me llamó mucho la atención que las pruebas de sonido de The Gaslight Anthem de batería y guitarra la hicieran los propios músicos, Ben Horowitz y Alex Rosamilia, al menos yo no lo había visto nunca. Poco después de la hora anunciada arrancaron con una escenografía sencilla pero efectiva, un telón de fondo con una calavera, y un tema de los más amables de American Slang, The Spirit Of Jazz.

A partir de ahí, con el público ya conquistado (y cómo se nota la diferencia de nivel de inglés de un país a otro), fueron desgranando temas de sus tres discos y medio (cómo sono mi adorada Bing It On) y una versión de In The Midnight Hour de Wiilson Pickett sin apenas parar ni siquiera para presentar la banda, salvo una pequeña charla de Brian Fallon, tipo simpático, con cara de colega de birras, carismático e indiscutibilísimo lider del grupo, sobre el baseball, el fútbol, el dinero y la promesa de invitar a perritos y cerveza a todos los presentes y para decir que, puesto que sólo podían tocar hora y media (no todo iba a ser perfecto en el Ancienn), iban a tocar todas las canciones seguidas hasta llegar al que está siendo el cierre de concierto durante toda la gira, la tremenda The Backseat.

El repertorio, sintiéndolo mucho, es copiado de por ahí, mi estado de euforia durante el concierto que ni de broma podría recordarlo. Sí me acuerdo de dos que me faltaron, Meet Me By The River Edge y See Loves You (y eso que había operación Tuiter montada). En fin, otra vez será. En 2011 y aquí.

Esta entrada me gustaría haberla hecho antes pero el lunes llegué molida y desde entonces no me he encontrado la ocasión. De hecho dude sobre si tenía sentido hablar de un concierto cuatro días depués pero menos sentido hubiera tenido no dejar constancia en el ducado. Eso sí, la lejanía temporal deja casi fuera el concierto de Jesse Malin el viernes antes de irme y que estuvo muy bien, lo que me gustó la ciudad (¿aburrida? A mí no me lo pareció), los estupendos anfitriones a los que nunca estaré suficientemente agradecida, los centenares de cervezas para elegir, cada una servida en su copa respectiva y los pecaminosos bombones que me he traído (ya puedo echar carreras para purgar pecados).

Sólo me da pena una cosa, que se haya pasado ya.

(Hoy hago una pequeña trampa. El vídeo no es de la canción que da título a la entrada, que es la que me faltó, sino un chulísmo montaje de casi 8 minutos con distintos momentos del concierto. A su autor, fivepointxx, le doy las gracias aquí, aunque no me entienda, ya que no tengo cuenta en youtube)

viernes, noviembre 12, 2010

The Backseat

A mí esta canción me parece un auténtico cañón para cerrar un disco... y un concierto.
Si el domingo terminan con ella, me harán una tía feliz.

The Backseat. The Gaslight Anthem.

domingo, noviembre 07, 2010

Ticket To Ride

Si todo va como tiene que ir, dentro justo de una semana estaré en Bruselas a punto de ir al concierto de The Gaslight Anthem.

Cuando compré las entradas me sentí ligeramente intranquila puesto que mi inglés está bastante oxidado, mientras que mi neerlandés y mi francés están más o menos en el mismo nivel, 0. No tenía demasiado claro cómo me haría físicamente con las entradas. Creía haber leído algo sobre envío por correo pero no sabía hasta qué punto sería tal cosa aplicable a una compra hecha con una dirección de otro país.

Pues bien, tres días más tarde, cuando llegué a mi casa a mediodía, tenía en el buzón un sobre remitido por correo aéreo con las dos entradas. Cada tique me había costado 18 € y los gastos de tramitación, con las entradas cómodamente recibidas en mi domicilio, fueron de 3 €, es decir, un 16% del importe. Será un país sin gobierno pero no se puede negar que son eficaces (y lo de aburridos...no lo sé, el cartel de conciertos desde luego no transmite esa idea).

Acabo de comprar una entrada para el concierto de Jesse Malin el próximo viernes en Madrid (¿es una gira secreta o algo así? ¡Me he enterado de puñetero rebote!). Tendré que desplazarme yo a la (dichosa) FNAC a por ella o recogerla el día del concierto, lo que en una sala pequeña y un concierto pequeño no es gran problema pero en alguno más mayoritario ya me ha supuesto algo cercano a la taquicardia.

La entrada cuesta 15 € y los “gastos de distribución” son de 2,30 €, un 16%. Es cierto que son cifras insignificantes pero la tacaña que hay en mí no puede dejar de observar que, por un servicio inferior, se paga lo mismo.

¡Y qué carajo, que con la diferencia una caña por lo menos sí que me tomo!

The Beatles. Ticket To Ride (I got it!)

miércoles, noviembre 03, 2010

Radio Radio

Tenía yo pensado volver a ser “bloguerilmente” activa con una sesuda entrada sobre entradas (de conciertos) pero, mira tú por donde, una agradabilísima sorpresa que me he encontrado esta mañana hace que de nuevo posponga tan distraído tema.

Ya he contado por aquí mi afición por la radio, la generalista y la musical. También he dado gracias al demiurgo por las bondades de los podcast, que me permiten oír cuando quiero y como quiero programas de música que por horario o por lejanía no podría escuchar de otra manera.

Sin la radio vía internet, no podría haberme encontrado esta mañana con este detallazo. Cuando, como cada miércoles de camino al trabajo, me he puesto en el MP3 la emisión de ayer de Sentido Común me he encontrado con un verdadero regalo. Esta mañana casi no cabía en el asiento del tren de lo que me he hinchado de orgullo. Poco ufana que iba yo...

Raquel y Edu, mil gracias. Sois dos solazos.

Elvis Costello. Radio, radio


jueves, octubre 14, 2010

She Loves You

En julio, con el CD ardiendo tras un número considerable y hasta vicioso de escuchas, declaré álbum del año 2010 en el Ducado de Chevreuse el American Slang de The Gaslight Anthem.

Unos cuantos meses después sigo pensando lo mismo del disco y del grupo. Lo pienso hasta el punto de que, puesto que lo de tenerlos por escenarios españoles por el momento no va a pasar, en un mes seré yo la que se dé el piro a Gofrelandia para verlos.

Pero aunque el disco me siga gustando cosa mala, unos temas me han ido conquistando más que otros. Tengo mi canción favorita de las diez, Bing It On (me estremece, literalmente) y las “menos favoritas”, Queen Of Lower Chelsea (¿por qué será que me suena un poco a anuncio chino?) o la que cierra We Did It When We Were Young.

Y sobre todo me parece, más que discutible, imperdonable, dejar fuera She Loves You, esta preciosidad (que se puede conseguir por el I Tunes que no sé cómo funciona, además de que ni siquiera sé si yo, que ni tengo ni tendré un ipod puedo descargarla) de la que estoy enamorada hasta los higadillos.

Será por mi estado blandengue y otoñal pero a mí esta canción me deja tonta.
On President Street, you'll find the sisters
Praying overMy city's heart
While Union AvenueTurns to its disciples
Who feels the pressure heat coming on hot?

And If all was well
And your heart could find the words
Would we be for better baby
Would we be for worse
And if there was a way
To navigate your sea
sIf tonight my true love
Did belong to me

And Juliet she's just smoking by the window
Saying stone coldI believe in you Romeo
And the raindrops in the carsKeep on falling from off the bars
Blocking out a good song
Playing on the radio

And if all was well
And your heart could find the words
Would we be for better baby
Would we be for worse
And if there was a way
To navigate your seas
If tonight my true love(Did belong to me)

Well I've been down
I've been out
Had my head and my heart kicked around

I've been downI've been out
Had my head and my heart kicked around
But in the quiet of the night
Romeo's mind is burning
From putting all of his blood
Into them sermons
And If all was well
And your heart could find the words
Would we be for better baby
Would we be for worse
And if there was a way
To navigate your seas
If tonight my true love
Did belong to me(Do you miss her right now?)
Did belong to me (Do you miss her right now?)
Did belong to me(Do you miss her right now?)
Did belong to me(Do you miss her right now?)
Did belong to me
The Gaslight Anthem - She Loves You

miércoles, octubre 06, 2010

Does Your Mama Know About Me?

La alegría de esta huerta que es mi blogcindario, Alma Máter, me envía este meme (un día tengo que mirar el porqué de ese nombre tan tontito para estos cuestionarios. Si alguien lo sabe...). Con cierto retraso, tras luchar con cierto éxito contra un feroz catarro otoñal que me ha tenido postrada, ahí va eso (¡¡y con carnaza!!)...



1. ¿Te llevas bien con tu suegra?
Estupendísimamente… no existe


2. ¿Cuál es tu reto?
Como he fracasado en todos los retos elevados que me he impuesto, tiro hacía uno terrenal: hacer una media (por el momento, de palabrilla). Prefiero retos cuya no consecución me importen bastante poco...


3. ¿Qué le dirías a tu jefe si te tocara la lotería?
Ohh, esto lo tengo pensado desde hace años… no diría ni pío hasta el primer día que me tocaran las pelotas. Entonces diría algo así como "Hazlo tú que a mí no me apetece" o "¿Te pasa algo en las manos?". ..


4. ¿Qué harías si descubrieras que alguien te está mintiendo?
Me encantaría tener un sofisticado plan pero creo que, sencillamente, montaría en cólera y le desenmascararía. Si es algo grave claro, trolillas ...¿quién no ha metido alguna vez?


5. Si se quema la casa y sólo puedes salvar una cosa, ¿qué salvas?
Ummm… si en “cosa” entra mi gato, pues eso, mi gato. Si no, mi Mp3


6. Entras en un sitio con mucha gente, ¿qué haces?
Buscar hueco y evitar por todos los medios cruzar la mirada con nadie, o sea, mirar al suelo

7. ¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?
Depende del día pero tiendo al medio vacío. El pesimista es más realista, por lo general...


8. Te encuentras con una lámpara mágica, ¿qué tres deseos pides?
¿Tres? Me sobran dos… Le pido que me conceda infinitos deseos. Vamos, lo he tenido siempre clarísimo


9. ¿Qué te llevó a escribir un blog?
Curiosamente, un momento de mi vida en el que me encontraba tristísima. No sirvió para nada pero un día, casi dos años después me acordé de que lo había abierto y…

10. Si fueses un dinosaurio, ¿cómo te llamarías?
¿¿¿¿Eyynnn??? Pepito es el único dinosaurio con nombre que conozco...


11. ¿Querrías cambiar algo de tu pasado?
¡Pero vamos! ¡De arriba abajo!


12. ¿Cual es tu sueño?
Estar podrida de dinero. ¿Realizable? Estar a gusto.


13. ¿Qué es lo más vergonzoso que has hecho?
¡Ay! Si me pongo roja sólo con recordarlo. Como atenuante diré que tenía 17 años, mis dos amigas y yo íbamos “adobaditas”, en un cercanías con dirección al Escorial y en una parada ejem, hicimos lo que se podría llamar un calvo en versión pectoral…ni siquiera sé si alguién nos vio porque, creo recordar, estaba oscuro pero...la verdad, es vergonzoso


14. Si tuvieras la ocasión de ser invisible por un día ¿qué harías?...
Cotillear cómo se comportan en la intimidad de su casa algunas personas. Por distintos motivos pero sí, cotillear


Mi pregunta.
15. ¿Qué porcentaje de tus compañeros del colegio crees que te reconocerían si te los encontraras, por ejemplo, en la cola del supermercado?


Y yo se lo envío, por ejemplo, a mi mañica favorita, Montoyica

The Supremes. Does Your Mama Know About Me? ¡Pues mejor que no lea esto!

miércoles, septiembre 29, 2010

Substitute

Mil gracias. Ni te imaginas lo que has hecho por mí.
Bueno, de hecho no tienes ni idea de que has hecho algo por mí.

The Who - Substitute

jueves, septiembre 23, 2010

Summer Nights

Mientras dormía ha llegado el otoño, cosa que impepinablemente conlleva que se haya acabado el verano de 2010. Repasando, las cosas que me quedan de este verano son:

· Dos inapreciables centímetros de cintura. Inapreciables hasta que me pongo el pantalón negro, él sí los aprecia. Son fruto de la inactividad física... y del tiempo, que pasa.

· La mente más despejada de lo que la he tenido nunca en los últimos cuatro años. Una ráfaga de brisa del Atlántico y terminé de ver las cosas con total claridad.


· Guerra fría en el clan Chevreuse. Mes y medio de no relación con mis padres y hermano. Lo más curioso: por el momento, me importa una higa. Sé que tengo razón y no, esta vez no voy dar mi brazo a torcer. Ya está bien.


· Planes. Muchos y muy apetecibles. Más de los que puedo pagar. Alguno, una verdadera extravagancia de fan fatal, al menos para mí.


No ha estado mal el verano 2010 pero a mí me gusta más el otoño, al menos en Madrid.


----------------------
Totalmente al margen de esto, no puedo dejar pasar la ocasión de acordarme de los farsantes sin escrúpulos de ERC y CiU que ayer apoyaron la pervivencia de ese catálogo de torturas a un animal que se denomina correbous, así, con todo el papo. Hace falta tener la cara muy, muy, pero que muy dura para rechazar la acusación de incoherencia con respecto a lo votado en julio argumentando que "No matamos a los animales al final ni cobramos entrada". Chúpate esa. La sujeta firmante se llama Marta Cid, es diputada de ERC y, a tenor de perlas como la anterior, una auténtica sinvergüenza. Y como ella todos los que votaron la prohibición en julio y defender que a un animal se le incendien los cuernos, se le tire al mar tras acorralarlo, se le provoque para que embista con los cuernos atados y demás lindezas no es tortura. Sois chusma y es una auténtica desgracia que la gente que lucha por la protección animal en este país se haya visto obligado a ir de la mano con gentuza así.
--------------------------
John Travolta & Olivia Newton John. Summer Nigts. Tell me more, tell me more!!!!!!

lunes, septiembre 20, 2010

Come And Get It

Ya va siendo hora de dejar atrás la atrocidad de los desalmados de esa localidad en la que nunca pararé echar gasolina, nunca tomaré una cerveza, nunca consumiré nada producido en una empresa de allí.

Puesto que voy fastidiada de tiempo (Madame propone y el resto del mundo dispone) dejo en la plaza del Ducado de Chevreuse esta bonita tonada que me tiene robado el corazón estos días. ¿Por qué? Por ningún motivo en especial, porque me ha dado por escuchar una y otra vez una recopilación de, posiblemente, la banda más desgraciada de la historia.


Badfinger. Come And Get It

martes, septiembre 14, 2010

Contra el Toro de la Vega

No suelo saltarme las leyes del ducado, dictadas por mí misma como dueña y señora del mismo pero este vídeo es, desgraciadamente, necesario hoy.

¿Podrá el bueno de Álvaro Hernández, el figura que tan ufano se mostraba de ser el que mató al pobre animal del año pasado, con esa mirada que destila brillantez repetir hazaña?

Y que parte de mi dinero vaya a pagarle el desahogo a semejante ser y otros de similar calaña...

Más de 400 firmas contra el Toro de la Vega (y yo, lo siento, no soy tan comedida, no tengo ningún respeto por ese pueblo y sus habitantes, absolutamente ninguno: que os den y sálvese el que pueda)




viernes, septiembre 10, 2010

Turn The Page

Hoy hace cuatro años era domingo y eso es algo que nunca se me olvidará. Aquel día, de golpe y porrazo, se terminó una etapa de mi vida. Mejor dicho, empezó a terminarse porque aquello fue una agonía de más de dos meses de egoístas indecisiones. Y cuando llegó el final fue tan despiadado...

Dejar atrás "aquello" me ha costado muchísimo. Para empezar tiempo, bastante más del que se considera "normal" en estas situaciones, hasta el punto de que muchas veces he dudado seriamente de si estaba bien de la cabeza. Pero sobre todo me ha costado mucha rabia. Rabia por lo injusto de la situación. Rabia por su crueldad y su indiferencia. Pero sobre todo rabia por mi inapacidad para superarlo.

Ha habido muchísimos altibajos pero creó, no, estoy segura de que ya ha pasado. Por fin.

Here I am, on the road again...

Bob Seger - Turn the Page. Exacto


martes, septiembre 07, 2010

I Want Action


Hay tiros, puñetazos, explosiones, metralletas brutas, malos malísimos y tíos duros dándose de lo lindo.

No hay morreos.

Hay un (forzado pero absolutamente delicioso) momento en el que una iglesia alberga uno de los momentos cumbres del cine de acción rancio: Schwarzenegger, Stallone y Bruce Willis comparten escena. Tremendo.

Suenan, que recuerde, Creedence, Thin Lizzy y Georgia Satellites.

Si hubiera justicia en el mundo Dolph Lungrend ganaría el Oscar al Mejor Actor directamente (¡aprende, Angelina!). El personaje de Gunner es, junto a la chica de Hale, lo mejor de la película.


Poison. I want action (estos hablaban de otra cosa pero bueno...)


viernes, septiembre 03, 2010

What Good Am I To You?

Ahí queda eso... y el que entienda, que lo comprenda.

Marcus Bonfanti. What Good Am I To You?

miércoles, septiembre 01, 2010

Good Riddance (Time Of Your Life)

Causalidades de la vida. Ayer, después de ver la retransmisión de la Vuelta Ciclista disfrutando como una enana con los comentarios de dos perros viejos como mi adorado Perico y el eterno Rey de la Montaña de mi infancia, Laguía, le comentaba a mi hermana "¡¡Cómo me mola el ciclismo viejuno!!".

Mira tú por dónde hoy me encuentro con la desagradable noticia de que uno de esos mitos de ese "ciclismo viejuno" nos ha dejado, ni más ni menos que Laurent Fignon, el malo por experiencia de los 80.

Recuerdo aquella tarde de verano de 89, contando los 8 segundos de la contrareloj de París, deseando que Lemond le diera en todos los morros. Como sólo a los buenos enemigos con el tiempo se le acaba admirando.

Tengo una feísma tendencia a usar con ligereza calificativos como grande o mito, pero en el caso de Laurent Fignon no es vicio, es justicia por haber dado clases magistrales sobre una bicicleta.

Y él jamás hubiera pedido perdón por hacer lo que un campeón de Tour debe hacer, tirar para ganar otro.

Green Day. Good Riddance (Time Of Your Life).


lunes, agosto 30, 2010

Girl from the North Country

Se acabaron las vacaciones en el Ducado de Chevreuse, toca doblar el espinazo otra vez. No ha llegado a tres semanas y ha habido de todo:

- Buen inicio con todo ajustado a mis planes: los dias previsos a mi huída a Coruña en la sierra, piscina, placenteras carreras por el campo. Duró unos días, lo que tardaron mis padres en desterrarme de sus dominios y confinarme al destierro en Madrid en plena ola de calor bruto.

- Graves tensiones familiares todavía no resueltas en el linaje Chevreuse. Lo de no perpetuar la estirpe no es bien visto en mi linaje, resta puntos y condena al exilio involuntario sin contemplaciones.

- Tremendo susto en cuestión de salud que me hizo sentir miedo, terror de verdad. Sin estar aclarado del todo, sí que, al menos por el momento, no hay que encender la alarma.

- Me llegó la fatídica carta con el resultado del examen. Desastre, no total pero casi: aprobada la parte escrita, suspendida la oral.

- Siete maravillosos días en Coruña, esa ciudad que, sin ningún antecedente familiar que lo justifique, decidí hace tiempo adoptar como mía. Será el maravilloso clima, la gente estupenda que he encontrado allí (amigos que no me echan de su casa, cosa que últimamente en mi vida es novedad), esa deliciosa Estrella de Galicia... (si alguien me dice donde comprarla en Madrid a un precio razonable, no al de la licorería de Luchana, lo tendré presente en mis oraciones). No hace dos semanas que volví y ya estoy pensando en cuándo volver antes de fin de año.


Rosanne Cash - Girl from the North Country (vale, lo de los ríos helados y las tormentas de nieve no pega mucho con Coruña pero esta canción es tan bonita como "mi" ciudad)



viernes, julio 30, 2010

Hands Down

Leo en la prensa que Diana Krall ordenó, al terminar su concierto en Santiago de Compostela, que se revisaran los móviles para interceptar fotografías, no permitidas en los conciertos. No sé hasta que punto el servicio de seguridad de un concierto, que no es autoridad competente, puede obligar a alguien a mostrarle su móvil. Supongo que al formar parte de las normas que uno acepta al comprar una entrada, no hay mucho que replicar.

Pero no se me antoja descabellado porque con las cámaras del tamaño de un paquete de tabaco y sobre todo con los móviles, lo de grabar y hacer fotos en los conciertos se ha desmadrado hasta un punto exagerado. O yo tengo muy mala suerte o la gente se ha vuelto loca.


Es cierto que en mi ADN venía escrito “altura, normalucha tirando a baja”; es cierto que estoy marcada con el estigma de, en cada bolo, estar rodeada de seres humanos que, al parecer, tomaron más Colacao que yo en la infancia (difícil de creer pero a las pruebas me remito). Son imponderables y ni ellos ni yo podemos hacer mucho al respecto.

Lo que no soporto, me cabrea y pone de muy mal café es tener que pasarme todos los conciertos haciendo puntas como si fuera Isadora Duncan, para poder ver algo por encima de una maraña de manos agarrando móviles y cámaras.

Me sorprende, primero, el aguante. Porque no es que hagan dos o tres fotos de recuerdo o graben unos minutos de una canción que les mole. No. Se tiran entre hora y media y tres horas (aquí ya depende del artista en cuestión) con el cacharro en alto. Joder, yo hago unos cuantos ejercicios de bíceps y tríceps con las mancuernas y sufro dolores durante días. Ya desde pequeña, en mi poco estelar paso por el mundo de la danza clásica, lo de aguantar con brazos en alto era lo que peor llevaba, y sin embargo estos aguantan impertérritos con los brazos arqueados en alto y el cuello estirado como una tortuga tomando el sol.

Pero sobre todo me pregunto… ¿a qué coño van al concierto? ¿A esta gente le mola pagar ventitantos euracos, en el mejor de los casos, para pasarse el rato más pendiente de lo que se ve en su pantallita que de lo que pasa en el escenario? ¿De verdad les merece la pena no poner sus cinco sentidos en la actuación y dar el coñazo al prójimo para conseguir una grabación que, además, en el 95% de los casos es una verdadera mierda?

Mira que yo soy partidaria de la paz y el amor pero en momentos así, últimamente cada vez más frecuentes, una palabra acude a mi cabeza: guadaña.

Dashboard Confessional & Michael Stipe. Hands Down

miércoles, julio 28, 2010

Revolution Starts Now

Última hora: El Parlament prohíbe las corridas de toros en Cataluña

¡Qué gran día! ¡Qué envidia! Hay sitios donde se debate y se vota y otros donde la marquesa de Murillo hace lo que le sale de su rubio moño.

No ignoro la hipocresía que hay detrás. En Canarias están ya prohibidas hace tiempo pero no así las peleas de gallos, otra barbaridad que sumar al catálogo de aberraciones que nos coloca a los españolitos, que da la impresión de que no podemos celebrar una fiesta popular sin torturar a un animal, como los más brutos de Europa.

En la propia Cataluña hay numerosas fiestas populares con toros y esas no han entrado en cuestión porque no hay pelotas para jugarse el voto municipal pero... qué demonios, es el primer paso.

Steave Earle. Revolution Starts Now.

martes, julio 27, 2010

Farewell To You

Todavía me acuerdo de aquel Madrid-Atlético, cuando te vi marcar por primera vez en el Bernabéu. La primea de tantas veces.
Lamento tanto que te hayas ido sin alzar una orejona como capitán...

Has dejado momentos que durarán para siempre, como el de esta foto. Otros que me gustaban muy poco, como lo del capote, pero hasta eso te perdono.
No sé de quién es la culpa de que la despedida no haya sido como debería (marcar un gol lesionado es un final épico pero debería haber sido en casa, en tu casa).

Suma y sigue, esta directiva, de lejos la peor en más de cien años, se pasa el señorío y el respeto a los que hacen historia en este equipo por el forro.
Y por favor, la coincidencia meramente temporal con la marcha de otro individuo es eso, meramente temporal. De ninguna manera puedes estar en el mismo saco que un fantoche. Como dice Jules en Pulp Fiction: No es la misma liga. Ni siquiera es el mismo jodido deporte.



White Lion. Farewell To You


jueves, julio 22, 2010

My Little Red Book

El nombre con el que firmo este blog se lo robé a un personaje secundario de mi trilogía favorita.
Tengo una flor de lis roja tatuada en el hombro izquierdo en honor de otro de los personajes, este bastante menos secundario, de la primera de las novelas que forman esta trilogía.
Tengo por costumbre, cada ciertos años, releer las tres novelas.

He leído cuanto he encontrado y he comprado cuanto me he podido permitir de Dumas padre. Hace tiempo que busco, sin fortuna, una colección de obras completas editado hace mil años por la editorial Lorenzana. No sé si quiero encontrarla porque me da terror lo que me podrían pedir por ellas.

Hoy estaba destinado a ser un día normalucho tirando a chungo. Dormir en Madrid es tarea complicada; para quien, como yo detesta con toda su alma el calor casi imposible; una tentadora terraza me atrapó ayer tarde durante horas y cuando me levanté de la silla me percaté de que había bebido más cervezas de lo debido y más cigarros de los que me permiten calificarme de “fumadora social”.

Resultado: la opción de ir al gimnasio, descartada. ¿Qué hacer entonces a la hora de comer? Acercarme hasta El Retiro con intención de terminar el libro que estoy leyendo sentada en la hierba y bajo la sombra fresquita de un árbol.

He subido por la Cuesta Moyano y ¡oh sorpresa! Ahí estaban en un puesto, viejos, muy viejos, forrados en tela roja gastadísima impresa con letras doradas, conteniendo un papel viejo y tostado y con el texto escrito a dos columnas, con un cartoncito escrito a mano “Dumas 5 euros”. Los habituales: La Reina Margarita, El Collar de la Reina, Los Tres Mosqueteros, y otros más difíciles de cazar: Los Cuarenta y Cinco, El Paje del Duque de Saboya y algún otro más de los que ya tengo
Y, oh maravilla, tres títulos que no tenía: La Condesa de Charny, Los Mohicanos de París y Ángel Pitou. He cargado los dos tomos del primero (no llevaba dinero y, por circunstancias estúpidas hoy voy tan cargada de bolsas que parezco un sherpa) y la semana que viene (mañana ya es imposible, viajo a Valencia para ver a The Cult) voy a por los otros dos. Y así, con dos libros tan viejos como puede ser cualquier cosa de 1935, un día difícil se convierte en uno de los mejores momentos de los últimos meses. Y para rematar, la web de RTVE hoy SÍ me deja ver el Tour.

Me voy que empieza la ascensión al Tourmalet.

My Little Red Book. Love (gracias, M. por enseñarme esta canción)


lunes, julio 19, 2010

In Your Face

Cuando eres un absurdo wannabe que intenta copiar al más grande, cuando todos tus numeritos se resumen en un intento vulgar que pretende ser gracioso y espontáneo y resulta patético y ridículo hasta el punto de casi ahogarte en Jerez; cuando eres un bocazas gallito pero te tienen que sacar los colores por cobarde, es lo que te pasa, que te la dan en toda la cara y con exquisita elegancia.
Y te tienes callar.

¡Bravo Vale y bravo Dani!

Kiss. In your face (esto va por Jorge Lorenzo, un valiente, un tío con personalidad, como demostró en Montmeló. Notese el tono irónico)


jueves, julio 15, 2010

Family Tree

Me gusta el momento en el que termino un libro y empiezo otro pero a veces me da pena llegar al final. Como con el que terminé ayer después de la friolera de siete meses: Un cappello pieno di ciliege.

Menuda cenutria, se podría pensar, que tarda siete meses en leerse un libro. Pues sí, eso parece y no es lo habitual en mí cuando me gusta lo que estoy leyendo (cuando no me gusta lo dejo sin más. Hay muchos libros y pocos años para leerlos) pero en mi descargo tengo que decir que:

- Estaba en italiano (con el que me defiendo bien pero no domino, lo que implica lecturas, búsquedas en el diccionario y relecturas)

- Era un tochón de ochocientas y pico páginas

- Durante dos meses mis peregrinajes por el transporte público madrileño han estado ocupados por la preparación del EXAMEN.

Durante la carrera, cómo no, escuché alguna vez hablar de Oriana Fallaci pero (y esto da idea de la carrerilla de “señorita Pepis” que hice) jamás leí ninguna de sus entrevistas, que ya me esperan recogidas en el volumen Intervista Con La Storia.

Lo primero que leí de ella, supongo que en El Mundo, fue el celebérrimo artículo La rabia y el orgullo, publicado días después del 11-S que ella vivió en Nueva York. En ese texto, que luego se convirtió en libro, acusaba, al margen de posturas políticamente correctas a Europa de reaccionar con pacatería ante el avance del islamismo radical. La Fallaci, nunca fue tibia y sí muy visceral e independiente en sus tomas de postura. Tenía el culo pelado de cubrir guerras, especialmente en oriente, así que no hablaba desde la ignorancia.

Esto le costó críticas (recuerdo un artículo particularmente agresivo de otra de mis articulistas habituales, Carmen Rigalt), amenazas y denuncias varias. Estoy segura de que le encantó.

El primer libro que leí de ella fue Un Uomo, adquirido en plena orgía de compra de libros en italiano en una tienda de la Piazza dell Duomo de Milán (extraña ciudad en la que abundan las tiendas de ropa y libros y escasean los supermercados).

Lo cogí por puro interés lingüístico, me interesaba familiarizarme con el dichoso passato remoto, pero reticente, esperando encontrarme un panegírico politizado e idealizado del que se dice que fue su único amor Alekos Panagoulis, opositor a la dictadura griega. En absoluto. Es la historia de un hombre lleno de contradicciones en su lucha política y en su relación sentimental y con un destino trágico fijado desde el principio.

Luego me hice con Penelope alla guerra, que la verdad, al margen del provecho lingüístico, ni fu ni fa.De no haber estado en italiano, no lo habría terminado.

Un cappello pieno di ciliege fue un proyecto que desarrolló durante varios años con la intención de recrear la historia de sus antepasados, centrado fundamentalmente en las mujeres, y que aceleró en la última fase de su vida, cuando supo que el cáncer la estaba matando.

Ignoro si la Fallaci llegó a entrevistar a García Márquez pero apuesto a que sí leyó Cien Años de Soledad. Al menos a mí me lo recuerda en cuanto al planteamiento de cómo las vivencias de una saga (en el sentido literal del término) a lo largo del tiempo desembocan en un destino concreto, aunque aquí sin el famoso realismo mágico, salvo quizá la parte de la familia Ferriere, en lo que se refiere a Marguerite después de abandonar Torino (que durita se me ha hecho, por cierto, la parte que se desarrolla en la dichosa ciudad, especialmente cuando describía tantos sitios que ya se me están olvidando).

Es un libro lleno de vivencias de personas sencillas aunque todo mezclado con parte de invención de la propia Oriana, tocadas por acontecimientos los acontecimientos históricos, especialmente el convulso siglo XIX italiano, en plena reunificación y, curiosamente, con la invetable muerte presente en el inicio de cada una de las partes.

Como en la vida misma, aparecen personas con caracteres muy diversos y formas de reaccionar muy humanas que provocan simpatía, rechazo, lástima o irritación, a mí y a la autora, que lo declara abiertamente. Por ejemplo, a ella le cae bien Caterina y a mí me parece una garrula desconsiderada; Montserrat le resulta antipática y a mí me da lástima.


Da que pensar el hecho de que tantos factores aleatorios a lo largo de la historia influyan en que existamos o no. Curioso además, viniendo de una mujer que nunca fue madre.

Recuerdo perfectamente el día que oí en la radio que había muerto. 15 de septiembre de 2006. Cinco días antes se me había caído el mundo encima.

Megadeth. Family Tree



lunes, julio 12, 2010

A Day In Life

11/7/2010

Lo reconozco, había dejado de creer en "la roja" hace años. Ahora me dejo llevar por el éxtasis colectivo y me gusta porque da felicidad. Efímera, pero felicidad al fin y al cabo.

The Beatles. A Day In Life



viernes, julio 09, 2010

Red Vision

¿Por qué no? Ya va siendo hora de que este país tenga una buena noticia (y después de leer los comentarios de los aficionados en La Gazzetta dello Sport, más: invidiosi!!)



Pat Benatar. Red Visión.

viernes, julio 02, 2010

American Slang

En medio de estos calores que torran Madrid y que me tienen la sesera medio derretida y las conexiones neuronales emitiendo sandeces a trompicones, han venido los Reyes Magos de Amazon con cositas frescas, unas más ricas que otras (juicio del Mojo con dos escuchas: morro torcido. Veremos)



Entre ellas, el que desde ya, aunque apenas hayamos pasado la mitad exacta del año, declaro DISCAZO DEL AÑO 2010 en el Ducado de Chevreuse, pase lo que pase en los próximos seis meses: el American Slang de The Gaslight Anthem. Cañonazo a la tripas y basta.

Este fin de semana sólo pienso sacármelo de las orejas para meterme en la piscina y ver fútbol.


The Gaslight Anthem. American Slang

lunes, junio 28, 2010

We Lost Our Way

... in Pucela.

Madame de Chevreuse, se sienta a los mandos del teclado tras el dichoso examen (del que no sabré la nota hasta dentro de unos tres meses. La pericia y prestancia de l'Università per Stranieri de Perugia es digna de loa), no podía haber elegido un motivo de retorno al blogcindario con mejor argumento: Chris Isaak.

Foto: El Norte de Castilla

En los muchos años que adornan mi carnet de identidad he visto varios conciertos, no una barbaridad pero sí un número decente, y jamás he oído sonar ninguno con tanta perfección y claridad como el que Chris Isaak y su excepcional banda se marcaron el viernes pasado en Valladolid.

El escenario era inmejorable, el Teatro Calderón de Valladolid, bonito, cómodo, pequeño, con una acústica excepcional, el propio Chris Isaak señaló que estaba encantado con el teatro y que nunca había tocado en un lugar tan bonito.

Hasta el último momento mantuve la esperanza de que el concierto se retrasara una horita para dar tiempo al público a ver completo el partido de España pero no fue así y hubo que conformarse con ver la primera parta. No importó. Merece la pena de sobra. Musicalmente lo que Chris y la banda hacen sobre el escenario es una delicia. Se les nota que son una banda de gran calidad, que llevan bastante tiempo juntos y llevan el show muy bien ensayado. Pero una cosa está clara: el que manda es Chris y sabe muy bien qué hacer en un escenario.

Desde el principio toma las riendas del especetáculo. Interactúa con el público con mucho sentido del humor llegando a hacer alguna que otra caricatura de sí mismo. Como si en una sala de fiestas de los años cincuenta se tratara, baja al patio de butacas y canta para las damas presentes. De hecho, durante Love Me Tender, se adentró en la fila justo delante de la mía para cantarle un fragmento rodeándola con el brazo a la señora que se sentaba casi delante de mi. Obvio que mi único pensamiento en aquel momento era "joder, tenía que haber comprado la entrada un par de horas antes". Y puedo corroborar que a pesar de los cincuentaytantos está espeléndido, guapísimo, con todo ese atractivo de caballero de antiguos modales y hombre dulce en busca de amor. No sé si puede ser más adorable.

El concierto es un constante subir y bajar de intensidad, del rock n roll a la balada, un alarde de esa capacidad con los falsetes heredados de Roy Orbison, un movimiento de caderas "presleysiano" que dudo que hoy alguien más pueda hacer escena poniendo muy nervioso al público femenino.. todo con una clase y una elegancia que hacen que sólo este señor salga a hacer el bis vestido con el famoso traje de espejos y arranque aplausos y ovaciones en lugar de carcajadas. Todo tan perfecto que salí con el corazón henchido de amor.

En fin, que no faltó nada satisfecha por haber decidido irme a verlo a Valladolid en lugar de verlo mañana en mi ciudad (si a eso le añadimos el aderezo de vino y tapeo por esa ciudad, al igual que el año pasado con Springsteen, sale un fin de semana perfecto).


Leo por ahí que en el Azkena triufó, no podía ser de otra forma, pese a cantar bajo un buen chaparrón, y que en algunos sitios de su gira española la venta de entradas no ha ido demasiado bien. De verdad que no lo puedo entender así que sólo puedo hacer una sincera recomendación: los que anden por Valencia, Madrid, Barcelona, San Javier y Granada y no tengan entrada, que corran a por ella. Verán algo inolvidable.


jueves, junio 10, 2010

Coming Home

Vuelvo de mi retiro temporal del blogcindario por un momento porque impepinablemente debo dejar constancia de algo para la posteridad: si mi ducado fuera el mundo real Cinderella estarían reinando como dioses del Olimpo y Shelter Me sería el himno nacional.

Casi un cuarto de siglo en mi vida con sólo cuatro discos no lo consigue cualquiera. Chicos, os quiero.

Cinderella. Coming Home (eso haré yo en cuanto pase el dichoso examen, volver a mi mundo particular)

miércoles, mayo 19, 2010

Even Cowgirls Get The Blues

Hace varios días que no actualizo el blog y si bien jamás me he tomado esto como una obligación, sí que empieza a importunarme tenerlo tan inactivo. No es que no tenga cosas que decir (el cuerpo me pide una entrada dedicada a ese sinónimo de fracaso deportivo que es el señor presidente del Real Madrid, mal bicho cobarde donde los haya, que va a cortar la enésima cabeza a un entrenador para tapar su cuarto año al frente del club sin títulos).

La cuestión es que estoy bloqueada porque de aquí a un mes tengo examen que creía que, con algunas clases y estudio de refresco, pasaría sin excesivos problemas. Pues a medida que avanzo en la preparación no sólo me doy cuenta de que tengo mucho por repasar y trabajar, también de que estoy olvidando cosas básicas como colocar la preposición adecuada o conjugar un verbo, que se supone que tendría que tener más que dominadas hace años y que veo que, como la memoria de un ordenador atacada por un virus, se van borrando.

El resultado es que cada vez que tengo un hueco en el trabajo y me pongo a intentar escribir una entrada me ataca la sensación de pérdida de tiempo que podría dedicar a preparar el examen y me emboto. Lo mejor de todo (o peor según se mire) es que es algo que hago porque sí, porque quiero. Mi vida profesional no cambiará nada apruebe o no y sin embrgo ni de universitaria me agobiaba tanto.

Así que, como dueña y señora de mi ducado, me tomo una excedencia de mi tarea de escritora de blog (no así de lectora e incluso comentadora).

La canción no tiene nada que ver (no estoy triste, estoy decepcionada conmigo misma y asustada) pero, como me gusta mucho (y cuando vuelva espero ya tener en nuevo disco de este grupo) aquí se queda por algún tiempo.

Baci e abbracci

The Gaslight Anthem. Even Cowgirls Get The Blues

jueves, mayo 06, 2010

Caroline

Otis Gibbs era un tipo normal de Wanamaker, Indiana. Pasaba sus días tabajando en sitios como una hamburguesería, un camión de helados o una explotación de gas. Hoy Otis vive en Nashville con su novia, un perro y dos gatos. Obvio que no es esto lo que trae a Otis al ducado.
El motivo de su presencia es una de las cosas que ha hecho desde que hace unos años decidió dejar para siempre esos trabajos: este DISCAZO titulado
Grandpa Walked A Picketline (revelador título sobre de qué palo va el amigo Otis). Antes de parirlo agarró su coche y durante cuatro años viajó por todo su país prácticamente como un vagabundo, compartiendo casa con artistas mientras coleccionaba canciones que salían de su alma inquieta (en su web se pueden ver sus estupendas fotografías, traducción a imagen de sus canciones) y, cómo no, metiéndose en todo fregado reivindicativo que encontraba. Algo que, en pleno apogeo Bush, 2004, no era difícil.

Otis Gibbs tiene una de esas voces arenosas que inevitablemente exige un disco con un título tan palmario y un contenido tan acorde, y por la que se le suele comparar con Tom Waits (aunque a mí Waits, si no es en dosis pequeñas, me resulta desagradable).


Como buen hijo de Woody Guthrie y Pete Seeger, es todo un "storyteller",un contador de historias, en toda la literalidad de la palabra. En sus canciones crea pequeños cuentos sobre gente corriente (
Ain't Nothin Special) con biografías y nombres, como Preacher Steve, un religioso que se aprovecha del miedo y que "puede caminar sobre las aguas mientras el mundo entero se muere de sed" o Caroline, protagonista de la canción que me enamoró de este disco, un ama de casa que descubre que se siente anulada en un matrimonio basado en la dominación y que necesita escapar de ahí mientras se preocucupa por el destino de sus hijos.

Y vaya por Dios, apenas llegado a mis ducales manos este
Grandpa Walked A Picketline de 2009 ya está recién salido del horno su nuevo trabajo, Joe Hill's Ashes. Todo va más rápido de lo que yo soy capaz de digerir.

Otis Gibbs. Caroline

martes, mayo 04, 2010

Chasing Shadows (editado)

Parece un milagro. Que pongas un disco, te fijes en la letra y parezca que te está hablando a ti.

También puede ser que esté altamente sugestionada con esto de la primavera, que a mí la sangre me altera, y mucho. Pero para mal. El invierno ha pasado y nada ha variado en mí. Sigo igual que el año pasado, igual que el anterior e igual que el anterior al anterior.

La necesidad de cambiar de piel me acucia y un batallón de majaderías, a cual más descabellada, disputan una batalla en mi cabeza que ríete tú de la de Evermore o la de el Abismo de Helm (que la mitología rockera dice que son la misma). Empiezan a revolotearme pájaros en la cabeza, pero no en plan bucólico. Aquí dentro sólo hay pájaros mareados, borrachos, equivocados totalmente en su rumbo.

Yo, que soy devota de Homer Simpson y sus enseñanzas filosóficas, aplico uno de sus preceptos “si no lo veo no es delito” a esta tormenta: si no hablo de ello, los pájaros se mueren ahí dentro, en mi cabeza.

Entonces, sentada en mi coche, mientras espero a una amiga, agarro la caja del East Carson Street de Joe Grushecky, al que veré el próximo martes, y leo la letra de Chasing Shadows. Joe, hombre sabio, me habla, me recomienda que no pierda el tiempo cazando sombras y me dice que a veces hay que tener fe en una canción. Yo ahora mismo la tengo precisamente en esta. Y en ello estoy.

Veremos la semana que viene, después de que Joe se haya bajado del escenario, si la fe sigue ahí.

Joe Grushecky. Chasing Shadows (hoy no hay vídeo, que el amigo Joe es modesto)


Reeditado: en honor a Lady Maba (por usted la he tecleado) transcribo la letra de la canción... y aclaro. Cuando digo que la primavera me altera para mal no es que esté de bajón ni nada parecido.

Hay quien hace balance de cómo va su vida a primero de año. Yo, que conservo poses de mi época de estudiante, lo hago cuando asoma el buen tiempo... y como esos estudiantes que no han hecho nada durante el curso y empiezan a agobiarse con la proximidad de los exámenes finales, noto que, como cantaba el gran Julio, "la vida sigue igual".

Resultado: Madame, como estudiante al borde de la desesperación, empieza a generar en su cabeza ideas loquísimas y mentecatas, y que por su propio bien, y de la humanidad ahí dentro deben quedarse hsata que se mueran de inanición, sin ni siquiera hablar de ellas porque verbalizarlas sería darles vidilla.

Así que charlo imaginariamente con una canción. Esta, en concreto:

I met an old man, even older than me
He started talking about life in this new century
He said I might be the biggest fool you ever did see
But here's some advice you might well to follow
Don't waste your time chasing shadows

Slow down and enjoy it, life ain't a race
Never lose hope and hold on to your faith
Go meet your maker with a smile on your face
You'll never know wath the world might bring tomorrow
Don't waste your time chasing shadows

Don't waste your time, do your best to save it
Because when it's gone you can't reclaim it

Stay close to your friends, don't go it alone
And make sure you spend enough time at home
Sometimes you got to put your faith in a song
And don't always walk down the straight and narrow
And waste your time chasing...

Go out and have fun but your family comes first
Don't turn all your blessings into a course
In the middle of the ocean you can stil die of thirst
All of these words you may feel free to borrow
Don't waste your time chasing shadows



miércoles, abril 28, 2010

Azzurro

Homenaje en el ducado a un grande entre los grandes: Adriano Celentano, interista dal cuore.

Adriano Celentano. Azurro (e nero). Mi última esperanza de que alguien pare esto y el 22 de mayo no ocurra lo que me temo que va a ocurrir.



Actualización a las 11.44 del 29 de abril: vale, el honor de la Cibeles está salvado. Me alegro porque soy merengona (y frontalmente opuesta a la actual presidencia) desde antes de nacer y porque ya estoy harta de tanta beatificación, que ni Teresa de Calculta. Por cierto, qué lección de clase y elegancia esa de conectar los aspersores cuando los jugadores rivales están celebrando el pase a la final, supera a lo de la cacerolada en el hotel, que al fin y al cabo es un acto de una panda de "mataos".