lunes, junio 28, 2010

We Lost Our Way

... in Pucela.

Madame de Chevreuse, se sienta a los mandos del teclado tras el dichoso examen (del que no sabré la nota hasta dentro de unos tres meses. La pericia y prestancia de l'Università per Stranieri de Perugia es digna de loa), no podía haber elegido un motivo de retorno al blogcindario con mejor argumento: Chris Isaak.

Foto: El Norte de Castilla

En los muchos años que adornan mi carnet de identidad he visto varios conciertos, no una barbaridad pero sí un número decente, y jamás he oído sonar ninguno con tanta perfección y claridad como el que Chris Isaak y su excepcional banda se marcaron el viernes pasado en Valladolid.

El escenario era inmejorable, el Teatro Calderón de Valladolid, bonito, cómodo, pequeño, con una acústica excepcional, el propio Chris Isaak señaló que estaba encantado con el teatro y que nunca había tocado en un lugar tan bonito.

Hasta el último momento mantuve la esperanza de que el concierto se retrasara una horita para dar tiempo al público a ver completo el partido de España pero no fue así y hubo que conformarse con ver la primera parta. No importó. Merece la pena de sobra. Musicalmente lo que Chris y la banda hacen sobre el escenario es una delicia. Se les nota que son una banda de gran calidad, que llevan bastante tiempo juntos y llevan el show muy bien ensayado. Pero una cosa está clara: el que manda es Chris y sabe muy bien qué hacer en un escenario.

Desde el principio toma las riendas del especetáculo. Interactúa con el público con mucho sentido del humor llegando a hacer alguna que otra caricatura de sí mismo. Como si en una sala de fiestas de los años cincuenta se tratara, baja al patio de butacas y canta para las damas presentes. De hecho, durante Love Me Tender, se adentró en la fila justo delante de la mía para cantarle un fragmento rodeándola con el brazo a la señora que se sentaba casi delante de mi. Obvio que mi único pensamiento en aquel momento era "joder, tenía que haber comprado la entrada un par de horas antes". Y puedo corroborar que a pesar de los cincuentaytantos está espeléndido, guapísimo, con todo ese atractivo de caballero de antiguos modales y hombre dulce en busca de amor. No sé si puede ser más adorable.

El concierto es un constante subir y bajar de intensidad, del rock n roll a la balada, un alarde de esa capacidad con los falsetes heredados de Roy Orbison, un movimiento de caderas "presleysiano" que dudo que hoy alguien más pueda hacer escena poniendo muy nervioso al público femenino.. todo con una clase y una elegancia que hacen que sólo este señor salga a hacer el bis vestido con el famoso traje de espejos y arranque aplausos y ovaciones en lugar de carcajadas. Todo tan perfecto que salí con el corazón henchido de amor.

En fin, que no faltó nada satisfecha por haber decidido irme a verlo a Valladolid en lugar de verlo mañana en mi ciudad (si a eso le añadimos el aderezo de vino y tapeo por esa ciudad, al igual que el año pasado con Springsteen, sale un fin de semana perfecto).


Leo por ahí que en el Azkena triufó, no podía ser de otra forma, pese a cantar bajo un buen chaparrón, y que en algunos sitios de su gira española la venta de entradas no ha ido demasiado bien. De verdad que no lo puedo entender así que sólo puedo hacer una sincera recomendación: los que anden por Valencia, Madrid, Barcelona, San Javier y Granada y no tengan entrada, que corran a por ella. Verán algo inolvidable.


12 comentarios:

alma máter dijo...

Me alegro que hayas pasado un FINDE redondo!!... Me has puesto los dientes largos... Valladolid ya de por si merece la pena, pero si encima se “adereza” con buena música, es ya perfecto!

Un besote......
(y gracias por tus palabras, joer!!! que hasta me has emocionaoooooooooo...)

Gonzalo Quintana dijo...

Chris es muy grande y tiene un gran último disco. Enhorabuena por poder verlo.
PD: me acabo de comprar esta mañana la entrada para Roger Waters presentando The Wall en Madrid el 25/03/2011. A esperar...

Martha dijo...

Hombreeee...un concierto con tapitas y vinitos aderezando es lo suyo!! Jajajaja!

Me alegro de que disfrutaras! ^^

Besicos!

maba dijo...

me encanta su voz!!!

y genial la crónica, porque una vez más.. me transportas allí..

besos.. y qué bueno tenerte de vuelta. aunque no sepas el resultado.. tú estás contenta????

besos

ROCKLAND dijo...

Muy, muy grande en el Azkena y encima lloviendo a tope!
Clase, presencia, glamour y voz única. Encima homenajeo a mi querido Elvis.
De lo mejor del año.

Saludos.

alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
dina dijo...

Ohhhh la envidia me corroe...q suerte la tuya...es tan sumamente atractivo, y me imagino q cantaría los clásicos...yo si oigo en directo la de...uy!! no me acuerdo el título, la de Friends ya sabes no? me muero fijo

José Fernández dijo...

Un grande, sin duda. Yo lo ví en Coruña hace 17 años y en Orense el otro día y el hombre es un seguro de vida. Hacía tiempo que no iba a un concierto sabiendo que disfrutaría con esa intensidad.

Una pregunta, ¿la gente permaneció sentada? Es que me parece imposible ver un concierto de este tipo sin bailar. En Orense toco en un parque que se cierra para hacer conciertos, con lo cual pudimos disfrutar de cierta holgura y un entorno fantástico para ver a este grandísimo entertainer.

Girl From Lebanon dijo...

Creo recordar que alguna vez soñe con este hombre, hace tiempo ya...tiene que haber sido un autentico placer oir su voz en directo...

Valladolid es una gran ciudad ;)

Bss!!!

Atalanta dijo...

No sabía que tocaba en Valladolid. De haberlo sabido, me había acercado. Debe ser la quinta crítica que leo y cada cual mejor. Una pena.

Madame de Chevreuse dijo...

• Alma máter: desde luego con Valladolid estoy empezando a vivir una historia de amor, una canita al aire con mi verdadera amada, Coruña. ¿Le que te dije? Ya sabes, para mí eres la blogera-buenrollera por excelencia.

• Gonzalo Quintana, de verás que lo es, no hay más que leer todas las opiniones de los asistentes a sus conciertos, unanimidad total y puedo jurar que merecido. He leído los precios de lo de Pink Floyd... ¡¡¡joooderrr!!

• Martha: Pucela moooola y mucho... y eso que una semivegeta como yo lo lleva crudo con las tapas pero buscando buscando sí que se encuentra

• Maba: su voz es... estremecedora, qué hombre, por Dios, enamora. ¿Contenta del examen? Sí de que haya pasado, NO de su planteamiento (no creo que esté hecho de modo que evalúe mi “competenza lingüística”, NO de la forma de ejecución de la sede en Madrid (no se da al examinando una sola explicación) y NO de la tardanza en los resultados. En fin, me consuela recordar que había mayoría de personas que se examinaban por segunda vez

• Rockland: desde luego contigo Chris pasó la prueba de fuego en lo que a Elvis se refiere ¡y con nota! Lo dicho, hay que estar tocado por una mano divina (entiéndase esto como se quiera) para mover las caderas así y provocar sudores en vez de risas.

• Alonso: gracias por la visita.

• Dina: ¡¡no sé que canción dices!! Habré visto Friends, no sé, 10/12 veces en mi vida, casualmente un capítulo en el que salía Chris pero no recuerdo la canción

• José Fernández: el viernes pasado me “empollé” todo lo que encontraba sobre la actuación de Orense, con lo que mis expectativas estaban por las nubes… y las cumplió. Pidió unas cuantas veces que la gente se pusiera de pie sobre todo en los bises. De todas formas no resultaba para nada extraño dada la sala aunque a mí se me iban las caderas solas.

• Girl from Lebanon: ummm magnífico sueño. Efectivamente tiene una voz que pone la piel de gallina, es lo que oyes en el disco, sin trampa ni cartón.

• Atalanta: bienvenido (vaya currículum carreril que te gastas). Efectivamente, hubiera sido una gran oportunidad.

Madame de Chevreuse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.