viernes, noviembre 13, 2009

The Wall


Muy buenas tardes a todos, queridos mascoteros, como podréis comprobar los que lleváis mucho tiempo escuchándonos hemos cambiado la entrada del programa por esta canción, que es El Muro.

Llevamos una semana, yo por lo menos, pensando, qué se le puede pasar por la cabeza a unos individuos, a unos seres humanos, aunque sean menores para matar a un burro a golpes, introducirle un palo por el recto y matar a este animalito. Y yo me planteo... ¿qué les llega a la cabeza de estos menores para llegar a pensar que eso es una diversión?

Y me planteo tres opciones: bueno, pues a lo mejor los diez o doce colegas estaban escuchando el último disco de Bisbal, tranquilos, tomándose unas Mirindas, como diría el Monaguillo, y dicen "vamos a pasárnoslo bien y vamos a reventar una burra". También hay otra opción y es que estos individuos estuvieran hasta arriba de alcohol, de sustancias estupefacientes que les animara y les provocara este ataque de enajenación absolutamente imperdonable y mataran a esta burrita. Y también, la tercera opción, pueden estar combinadas las opciones, es que sean unos puñeteros incultos, mal educados y mal criados y que eso les permita hacer esta capullada.

La culpa es de ellos, evidentemente, porque aunque no tengan dieciocho años, tienen la responsabilidad de haber matado a un ser vivo. La culpa es de sus familias, que me imagino que rezarán todos los días el rosario con estos niños tan maravillosos y que les habrán educado maravillosamente ¿no? Les llevarán a hacer actividades culturales, ver museos, leer libros. Seguro. O a lo mejor no. A lo mejor es que los padres son tan tradicionalistas, puñetera palabra, como sus puñeteros hijos.

Tiene la culpa la educación de este país, que es una puñetera mierda, a lo mejor ahora que viene la Educación para la Ciudadanía hay algún apartado de respeto hacia los animales, no lo sé, seguramente no. Una educación que permite que unos niños graben con su teléfono móvil las palizas a sus amigos, tampoco es de extrañar que graben y o que hagan matar un burro a palos y meterle un palo por el recto. ¡Qué bonito!

Y también es culpa, principalmente, de nuestros queridos políticos. Esos señores a los que votamos para que luego vayan al Congreso a tocarse los escaños, que se los tocan, y bien. Unos políticos, que estamos hasta las narices, qué cultura, qué educación le podemos enseñar a nuestros hijos, que todos los días salen en la tele, que son unos chorizos, mangando, que especulan, que se llevan pasta...pues si aquí vale todo ¿no? Los políticos también tendrán algo de culpa, los ayuntamientos, las comunidades autónomas y evidentemente, el Gobierno.

Y me da igual el Gobierno, que nadie me ponga aquí ni de rojo ni de azul, para nada. Me da igual los de las gaviotas que los de las rosas. Han gobernado los dos y no han hecho nada. Los del bigote y los del talante. Y no han hecho ninguna legislación de protección animal. Están, como bien digo, tocándose los escaños, todo el puñetero día.

Y España en realidad, en este tema, es dos Españas. Y que nadie piense que estoy yéndome al pasado, a estas cosas políticas y de la dictadura, no, no. Aquí hay dos Españas separadas por una mierda de muro.

A un lado los tradicionalistas, que se amparan en ese puñetero escudo de la puñetera palabra de la tradición. En la que todo vale. Vale una fiesta con los toros, vale matar a un burro siendo "los quintos", vale colgar a un gallo, vale despellejar a un perro, vale quemarlo...vale lo que sea...vale matar a un ser vivo en el lado tradicionalista del muro.

Y al otro lado los que nos tenemos que morder la lengua, clavarnos las uñas en las manos, gritar y pelear. Y tenemos una gran parte de culpa los que estamos a este lado del muro. ¿Por qué? Porque damos cabezazos solitos, o en grupos, pero solitos y separados. Si de una puñetera vez diéramos el puñetazo en esa mierda de muro todos juntos seguro que por lo menos, los del bigote, los del talante o su puñetera madre, los que se tocan los escaños bien tocaditos, a lo mejor de una puñetera vez sacaban una cosa que se llama Ley de Protección Animal.

No es un burro. Son cientos de animales que llenarían el puñetero Congreso de los Diputados de cadáveres con lo que se mata todos los años en este país arropados en la puñetera y asquerosa tradición.

Carlos Rodríguez. Como el perro y el gato. Onda Cero. 7 de noviembre de 2009

Pink Floyd. The Wall

12 comentarios:

Girl From Lebanon dijo...

Genial el manifiesto...

te soy sincera...no soy especialmente defensora de los animales...no tan activista como tu...pero no se que se le puede pasar a alguien por la cabeza para despellejar a un gato...o matar a lanzadas a un toro...o dejar morir de hambre a unos caballos...no se que tecla es la que tienen en off esta gente...que no les da ganas de vomitar...y si los politicos no hacen nada es simple y llanamente porque en este mundo todo lo mueve el puñetero dinero...por la mierda del dinero...como todo...

Bss y feliz finde...

Gonzalo Quintana dijo...

Somos un pais de pandereta, a veces sinceramente es para emigrar.
Yo defiendo la tercera teoría sobre estos tipos, que son unos capullos sin educación. Es un asunto serio lo que está pasando con la educación.
A ver si al contrario de lo que canta Roger Waters, si necesitamos en las aulas algo de thought-control.

Dani dijo...

No hay más que ver lo que han cambiado las cosas en no mucho tiempo... Antes si hacías una mamonada, te llevabas una ostia en tu colegio, te llevabas otra del director, y al llegar a casa te llevabas otras 4, dos de tu padre y dos de tu madre. Y no digo que haga falta dar guantazos (aunque a alguno seguro que le venía bien).

Hoy en día haces una gorda y es tu padre quien le da dos ostias a tu madre por regañarte, dos ostias al profesor por pegarte y otras dos al director por mandarte a casa. Y de paso quema al perro, que se ha cagao en la alfombra.

Casquiano.

El rey lagarto dijo...

Buenos días Madame!

Me acaba usted, bueno no usted perdone... La historia que acompaña su entrada, me acaba de tocar los cojones!.
No tenia conocimiento de tamaña aberración. Yo soy amante de los animales desde que tengo uso de razón y esto buuuuuuuufffffffffffff...
Esto es el reflejo de la sociedad que vivimos actualmente, ya no existe el respeto vivimos en el todo vale, la educación de las nuevas generaciones deja mucho que desear y día tras día vemos noticias cada vez mas espeluznantes.
Yo personalmente he perdido la esperanza de que esto cambie...

Posdata: Veo que ya se encuentra bien, me alegro. Yo llevo unos dias saliendo a correr sobre una hora, parece que no me ha costado volver después de tanto tiempo. A ver si este año me decido y hago una media maraton, ya vorem.

Beijos e abraços

alma máter dijo...

Uff.. voy a coger aire...No se qué coño pasa, qué coño falla, pero está claro, que algo no va bien...

Un beso guapa, buen finde y... haz los "deberes", ya sabes a lo que me refiero.. jeje.. que acabo de leer tu comment!

Phil dijo...

Nada más que añadir... El problema es que hay mucha gente cortita de mente. El otro día volviendo de Madrid de ver a Rammstein en la cafeteria del tren, un tipo hablando alto con dos amigos para que se le oyera diciendo que no le importaba que 4 desgraciaos se hicieran ricos recalificando terrenos sino que le importaba más que su hijo fuera el único en clase de religion !!!!!!
Rock on ??
Phil

TSI-NA-PAH dijo...

Meat Is a Murder?.Los de los Toros es una abominacion y retrogrado.
Un abrazo,a ver si nos vemos en los Madriles.

maba dijo...

muy bueno el manifiesto..o la carta o lo que sea... y, sí, hay tradiciones que no son tradiciones, son barbaridades..y deberían prohibirse,sin más.


(por otro lado.. me encantaría oir algo más de ese fin de semana en coruña.. y por mi parte debo decirle..que me acordé en numerosas ocasiones de usted: llegada a philadelphia y cartelones de carrera y me digo: si madame estuviese aquí, se apuntaría; emisoras de radio que le podrían dejar atónita...de hecho, por ejemplo, una exclusiva Grateful Dead...pero había muchísimas de ese palo; ya a la vuelta reventar de risa,sola,escuchando eyes of tiger en philadelphia of course..y acordarme de los ultimos comentarios cruzados en su blog..

y, sobre todo, un pueblo y una sala de conciertos..de la que creo que no la moverían http://www.theorangepeel.net/

besos y feliz fin de semana

Blue Monday dijo...

Si la humanidad sigue tras miles de años matándose a ella misma, como no lo va a hacer con los seres más indefensos del planeta. Es la pescadilla que se muerde la cola. Aquel que hace sufrir a los animales, a los ancianos o a los niños, tarde o temprano terminará cargándose a alguien. Y así seguirá por los siglos de los siglos amen, mientras que los que estemos al otro lado del muro, como dice el manifiesto, no demos ese puto puñetazo.
Y se basan en que son tradiciones. Tocaté los cojones.
Abrazos desde la cueva.

Alba dijo...

Hola, quería invitarte al sorteo que estoy haciendo en mi blog, pásate y participa, igual eres tu la afortunada!
Un beso
http://the-fashion-paradise.blogspot.com/2009/11/sorteo-en-fashion-paradise.html

"EnLaCuerdaFloja" dijo...

me encantaria encontrame a los que mantan burros o perros o lo que sea por el camino. ¡uy! como iban a sufrir.
Me encantaría cortarles el cuello
sin conciencia
sin remordimientos,sin problemas
y a otra cosa ........

y SALIR IMPUNE ,como ellos

sin duda les cortaría el cuello sin parame a pensar NADA.
A ellos y a sus PADRES

SALUDOS amiga
y PAZ

WOOD dijo...

Hace 2 o 3 años también salió a la palestra la movida de un asno que se lo cargaron a palos. Aquí solo hay una solución, y es que aparezca un político de partido mayoritario con el suficiente arrojo y carisma, y los suficientes cojones para poner en marcha una ley de protección a los animales como debe ser en un país civilizado, y que esté dispuesto a renunciar a un grupo importante del electorado.No me extraña que existan sectores que sean partidarios de que paguen con la misma moneda en casos de violencia extrema y volver a los tiempos de los barbaros o visigodos. Y es que si el sistema falla...