jueves, julio 21, 2011

Raining in Baltimore

Eric… Let’s go home


Se me ponen los pelos de punta  al recordar las palabras con las que McNulty y su sonrisa cínica pusieron fin anoche al paso de The Wire por mi casa.

Era escéptica con todo ese rollo que la precede de ser la mejor serie de la historia (o una de las mejores). Para empezar porque jamás he sabido qué demonios hace de una creación, ya sea un libro, un disco o un cuadro… algo bueno. Es mucho más fácil identificar lo malo.

Sólo puedo identificar lo que me gusta, lo que me dice algo. Los galardones por decreto no me los trago, si una cosa no me gusta me importa una higa cuantas estrellas tenga en las clasificaciones o el dogma sobre su calidad y me importa una higa la perplejidad que provoque. No me gusta Black Sabbath, no me gustan la mayoría de los discos de The Black Crowes después del Southern Harmony, no me gustan  La fiera de mi niña ni Blade Runner, no me gusta La conjura de los necios, no me gusta Mad Men

Pues bien, The Wire merece todas las alabanzas que se le quieran  dar y más. Es  tan sucia, tan descarnada y tan cruel como la vida que la mayoría desconocemos. Las tramas son en principio simples pero en los desarrollos complicadas. A veces me he perdido con todos los dobles y triples juegos, las alianzas y los pactos secretos pero no importa porque lo que hace a The Wire enorme son sus personajes, (qué personajes) sus misiones vitales, sus debilidades, sus auto-indulgencias y sus códigos morales. Mi favorito sin duda, Pryzbylewski, un tipo que constantemente busca su lugar y lo encuentra donde la vida le lleva a empujones.

Por encima de todos los personajes destaca uno: Baltimore, la ciudad, que puede ser cualquier ciudad, cualquier región o cualquier país. Despide mierda por todas partes, se mueve impulsada por la ambición y la corrupción, aparta lo que tenga que apartar pisoteándolo sin piedad por conseguir unos números, sean cuentas de resultados, estadísticas de crimen o resultados en un examen. 

Los que intentan hacer algo para mejorar las cosas son silenciados y apartados si no se suben al carro. Los políticos ladrones, los periodistas mentirosos, los abogados tramposos… todos sonríen a la cámara mientras reciben el aplauso. Las cosas son como son hoy, el mañana no importa.

Recientemente  el  fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, pidió al creador de la serie, David Simons, una sexta temporada a lo que Simons respondió que consideraría la opción cuando el Departamento de Justicia estadounidense cambiara su política sobre drogas, que se ensaña con las clases bajas. No es mala respuesta pero yo preferiría  que Simons nos diera una píldorita más de porquería “made in Baltimore” y se olvidara de ese ni chicha ni limoná que es para mi Treme.

Apunte sentimental: cada vez que veía el gimnasio de Dennis me acordaba de quien uno de los personajes que le echan un cable para abrirlo, Big Man.

Counting Crows. Raining In Baltimore.

11 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Esa canción de los Counting Crowes es una de las maravillas del mundo de la música de todos los tiempos, fue compuesta directamente por los dioses.

Anónimo dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog y me ha llamado la atención. Tenemos bastantes gustos en común, y pienso como tu en esto de The Wire. Desde que acabó no he visto ninguna serie más, estoy en un proceso claro de abatimiento. Sin embargo, por mi cumpleaños ha caido Treme, la primera temporada, asi que habrá que echarle un vistazo que por lo menos es de David Simon.

Un saludo

Alejandro.

bitelino dijo...

Bueno, me niego a leer el post hasta el final que yo aun le estoy dando a las 2 últimas temporadas y no me gustaría enterarme de nada que me la chafase, para eso ya tengo un colega que me dijo algo acerca de Omar..

En fin, solo felicitarte por tu exquisito gusto, The Wire es la bomba, para mi después de Los Sopranos la mejor.

Un biquiño!

TSI-NA-PAH dijo...

McNulty, Bubbles, Omar, etc.... Tengo que volver a verla, cuantas noches de invierno me dieron calor!
Impresionante y inmejorable.Ahora con Tremé estoy en ascuas de ver la segunda temporada!
un abrazo

Alex Noiser dijo...

The Wire es de lo mejorcito que le ha pasado a la tele en los últimos 10 años, estupenda serie... Besos!

maba dijo...

apunto la recomendación..

por cierto, me gustan las pelis, series lo que sea en donde la ciudad es una parte fundamental, que si la misma serie se desarrolla en otro sitio, no es la misma serie porque el entorno la hace diferente

besos

Mr. Thunderstruck dijo...

Tener criterio y defenderlo sin importar si es acorde al sentimiento mayoritario o no, es algo muy grande. The Wire es muy buena. Saludos!!!

El rey lagarto dijo...

Bona nit Madame.

Tengo una x marcada en esta seri desde hace mucho tiempo y por h o por b, nunca encuentro el tiempo para poder verla, creo que este invierno me decidire a comprarla y a degustarla tranquilamente en mi sofa.

Me gusta lo que dice de los gustos, a mi tambien me la pelan los gustos preestablecidos, basta ya de tanto borrego, porque no tiene uno derecho a que le guste la mierda, si le gusta.

Sobre sus apuntes, decir que a mi si que me gusta la fiera de mi niña y me encantan los 2 ultimos discos de los Crowes, eso si, nunca entendi lo idolatrado del Amorica.

Besos y abrazos.

Möbius el Crononauta dijo...

The Wire está a la altura de Black Sabbath, y viceversa.

Saludos

Madame de Chevreuse dijo...

- Gonzalo: cierto, es una hermosa canción
- Alejandro: bienvenido y gracias por comentar... pero oye, hay que ver más series, que hay mucho donde elegir.
- Bitelino: tranqui, que no hay nada que a mí también me fastidia que me revienten las series. De hecho creo que debería ser atenuante en caso de condena por agresión.
- TsiNaPah: ¡yo también proyecto revisármela este invierno!
- Alex: bienvenido... me ha encantado tu encuesta de la bomba.
- Maba: umm, me sorprende usted querida, pensaba que esta joya ya habría sido visionada por usted.
- Thunderstuck: ufff, es que yo las imposiciones las soporto si me pagan por asumirlas o si me penalizan por no hacerlo pero por comulgar con lo que piense la mayoría, no gracias.
- Su majestad: pues quite la x y póngase ya (Sinde acecha) y no se arrepentirá. Deja huella. En cuanto a los gustos, pues mire, solo faltaba que no pudiera uno decir lo que piensa por temor a lo que piensen los demás... Lions me mata de aburrimiento ¿y?
- Möbius: lo siento, no puedo con Black Sabbath con ningún cantante: cero conexión.

Adso dijo...

Yo la he terminado hoy y es una mezcla de sensaciones, como cuando se termina una brillante y enorme novela, como quien se despide de un gran amigo que inevitablemente tiene que dejarte. Por un lado estás feliz de haber vivido tantas historias increíbles, realistas, duras e inteligentes, con esos personajes que ya tienes tan presentes como si fueran de tu barrio. Esa evolución, esos finales para cada personaje, tan coherentes, sin concesiones, estamos hablando de personas, no de superhéroes. Por otro lado, quedas abatido, porque como dices en la entrada, ¿qué hacer ahora? Yo por lo pronto leeré el libro HOMICIDIO de Simon, y así me quitaré el mono. Pero en cuanto a series... ¿Treme? ¿Breaking Bad? ¿The shield? No se, no creo que haya nada como The Wire.